¿Qué ha sido de Perla White?

Un total de 28 obras de Xurxo Oro Claro ilustran los relatos eróticos del cineasta Carlos Velo en la Galería de arte Visol


ourense

«Los ojos de Sabela y cuatro manos se enlazaron en silencio con ternura infinita, antes de que cuatro gallos anunciaran cada madrugada», escribió Carlos Velo.

La edición número 24 del Festival Internacional de Cine de Ourense, OUFF, a través de una serie de exposiciones y actividades que intentan descentralizar y ampliar los espacios que determina el festival, en colaboración con la Fundación Carlos Velo de la que es presidenta Carmen Leyte y mediante la coordinación del periodista de La Voz de Galicia y documentalista de la Fundación, Xosé Manoel Rodríguez, comisario de la exposición Memoria erótica en la veterana Galería Visol, que coincide en edad con el cinematográfico evento, 24 años al frente de la difusión y promoción del arte contemporáneo y dirigida por María del Carmen Vidal, presentan como primicia esta muestra de carácter itinerante. Una selección de textos eróticos escritos por el cineasta, fotógrafo, profesor y activista cultural Carlos Velo e ilustrados a través de la caligrafía única y el talento del artista Xurxo Oro Claro.

Una contribución literaria definida como memoria erótica que viaja entre despertares, placeres iniciáticos, confusiones y desconciertos en las primeras décadas de la Galicia del siglo XX y a un gradual «desprenderse» de una infancia que nunca volverá. La Fundación Carlos Velo, realiza una labor encomiable de difundir, rescatar y poner en valor la obra del intelectual exiliado.

La creatividad del soberbio escultor traslada, desde su mirada, la del cineasta en la intención de los textos ilustrando determinados momentos de los relatos que generan pequeñas situaciones y grandes emociones.

La mirada de Oro Claro, uno de los máximos exponentes del arte contemporáneo y cuyo talento es respetado y reconocido internacionalmente, subraya la calidad y originalidad de la prosa de corte realista y lenguaje escenográfico y paracinematográfico de Carlos Velo que remite a La Colmena de Cela y se recopila en el libro Memoria erótica, dando nombre a la presente exposición. Con una iconografía única, Oro Claro hace desfilar la galería de personajes del universo veliano: Lina, Sabeliña, Rosenda, la terrible bruja vigaira, Sebastián el tartamudo, Sira y los placeres prohibidos, Carmiña y Eudoxia, el mito erótico con Perla White y Doña Blasa, la patrona, la oscura perversión del organista de la Catedral, los amigos Xurxo, Uxío y Pacheco, Don Jesús, director de colegio, bibliotecario y caricaturista del periódico agrarista La Zarpa y Don Ramón… Un Ourense de colegio y catedral, una aldea de infancia y libertad, y el mundo que se deslizaba entre la magia del descubrimiento y la pérdida de la inocencia.

Xurxo Oro, autor inclasificable, se aparta del conceptualismo teórico que imprime a su obra escultórica para sorprendernos con 28 obras de gran plasticidad y corte figurativo, narrativas escenas de un expresionismo dramático, visceral y extremo que sin apartarse de su impronta personal ilustran las memorias de Carlos Velo.

Este nivel de expresividad lo alcanza a través de una técnica innovadora realizada con tinta china Rotring y Staedtler de colores, impresa a través de un frotagge con algodón y de manera estrictamente manual, esto es, la textura que consigue en la obra se debe a las incisiones, arañazos y rasguños que con sus propias uñas incide y dibuja sobre el soporte.

Un estilo vitalista, frenético e imaginativo de carácter expresionista de mitología rural y existencialismo conceptual a través de la ironía y las formas geométricas y en torbellino con una honestidad y transparencia fascinante y un lenguaje semiológico extraartístico como un desafío visual que estimula la imaginación de manera inmediata. Una ternura que traslada al ingenuismo utópico y constructivista de Chagall en las referencias a la aldea, la compulsión temperamental de Gerard Jaulin, Sylvie Cairon o Ana Galvis, la hipertrofia figurativa de los rostros alucinantes y románicos, la máscara de Nolde, el simbolismo de Ensor, reinterpretando las obsesiones de muerte y sexo como metáfora expresiva y un alegato contra la sociedad convertido en caricatura y próxima a la imaginería popular en «la vigaira».

Figuración narrativa de Fautrier en el brillo turbio de las tintas y las iluminaciones en «el mago» y en las naturalezas muertas de materia definida por un dibujo grabado, incidido, sobre óxidos y ocres, con una figuración sintética próxima al arte informal.

El artista, siempre ha sido y es, un innovador, un outsider inclasificable con un lenguaje propio y muchos registros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Qué ha sido de Perla White?