Los farmacéuticos de Ourense eligen a su presidente

El Colegio de Farmacéuticos de la provincia representa a más de 550 profesionales


ourense / la voz

El Colegio de Farmacéuticos de Ourense representa a más de 550 profesionales de la provincia que hoy tienen una cita con las urnas. Su actual presidente, Vicente Jairo Álvarez, no puede repetir en el cargo, al que ahora aspiran Enrique Outeiriño y Santiago Leyes. La Voz de Galicia repasa con ellos sus preocupaciones y proyectos:

1. ¿Qué cree que puede aportar como presidente?

2. ¿Hasta qué punto el envejecimiento condiciona el trabajo de los farmacéuticos ourensanos?

3. ¿Qué papel asistencial y de prestación de servicios pueden asumir y no se aprovecha en la actualidad?

4. ¿Qué le reclaman a las administraciones para la supervivencia de la farmacia rural?

5. ¿Qué otros problemas afrontan?

6. ¿Son partidarios de nuevas vocalías en el colegio?

7. El colectivo va más allá de las boticas.

8. ¿Cuáles serán las primeras medidas que pondrá en marcha si sale elegido?

Enriqueta Outeiriño: «Debemos promover el envejecimiento saludable»

Enriqueta Outeiriño tiene su farmacia en la rúa de A Granxa, en la capital, y hasta ahora era la vicepresidenta del colegio de farmacéuticos. Su candidatura está formada por Juan Jesús Varela, Mercedes Bosquet, Ignacio Santamaría, María Pilar Salgueiro, José Novoa, Rosina García, Óscar Martínez, Ricardo de la Fuente (que ya tenía una vocalía en la junta actual, la de Alimentación), Ana Marra, Maider López, Martín Blanco y Alejandra Touriño.

1) Tiempo, ganas y experiencia acumulada durante diez años formando parte de las juntas del Colegio Oficial de Farmacia, participando de forma activa en defensa de los intereses del colectivo, situación que me va a permitir mejorar y corregir errores del pasado.

2) Hay mayor incidencia de patologías crónicas, con lo cual gastan más recursos. Los farmacéuticos tenemos ahí un reto que es promover un envejecimiento activo y saludable. En el rural, la tasa de envejecimiento es más elevado y como no hay nacimientos, la despoblación es cada vez mayor.

3) Impulsar el uso racional de medicamentos y la adherencia a los tratamientos farmacoterapéuticos, que haría que se aprovecharan más los recursos y que los pacientes tengan mejor calidad de vida. Es necesaria la financiación por parte de la Administración porque los farmacéuticos se siguen formando para ello.

4) La farmacia rural no necesita una limosna para subsistir, sino la necesidad de buscar de forma conjunta actividades profesionales que pongan en valor la formación del profesional y que esta sea reconocida y recompensada, servicios de atención farmacéutica, prestar atención a las residencias sociosanitarias y contribuir al sostenimiento de la farmacia rural con la financiación de guardias.

5) Las bajadas excesivas del precio de los medicamentos, que aún siguen aplicándole los descuentos el Real Decreto 8/2010 y el 1193/2011 que se establecieron como medidas «anticrisis» y que, ahora que los medicamentos han bajado tanto de precio, no tienen justificación. Y también es necesario corregir algunas situaciones relacionadas con los medicamentos DH (diagnóstico hospitalario) y otros programas implantados sin consenso. Los DH son aquellos medicamentos que debe prescribir un médico en un ambiente hospitalario y, a continuación, ser dispensados en una farmacia. Así que quedan muchas cosas por hacer y modificar.

6) Sí, porque la situación actual de la farmacia así lo requiere. Serían tres: vocalía de medio rural, vocalía de veterinaria y una de fitoterapia que no vaya unida a otras terapias consideradas como pseudociencias. La de fitoterapia, en concreto, está vinculada a la homeopatía, y queremos eliminar esta última, porque está considerada precisamente una pseudociencia.

7) Claro. Por eso nosotros llevamos una vocalía de adjuntos, otra de farmacéuticos de hospitales y se incorporan nuevas vocalías: vocal de farmacéuticos de atención primaria y otra de distribución.

8) Optimizar los recursos tecnológicos de los que disponemos para que todo lo que se haga en el colegio -charlas informativas, asambleas, cursos informativos- llegue a todos los miembros que, por distancia o por otras circunstancias, no pueden acudir allí y a partir de aquí conseguir todos los objetivos que hemos incluido en nuestro programa. En el caso de las farmacias rurales veo factible conseguirlo porque las que están más lejos es posible que puedan estar en contacto con el colegio a través de vías como la videoconferencia. En mi caso, he recorrido las 175 farmacias que hay operativas en la provincia de Ourense y a la gran mayoría de la gente le parece una idea maravillosa.

Santiago Leyes: «No se valora nuestra labor asistencial adecuadamente»

Santiago Leyes ejerce en la capital, a unos pasos de la praza de As Mercedes. Él también formaba parte, como vocal de Dermofarmacia, de la junta directiva que lideraba Vicente Jairo Álvarez, que ahora lo acompaña en la candidatura, en el puesto de vicepresidente. La lista, de carácter continuista, la completan Margarita Cobián, María Eugenia Díaz, Ana Fernández, Ricardo Viso, Natalia Vázquez, Pilar González, María del Carmen Baladrón, Beatriz Álvarez, María del Carmen Gallardo, María Luis Raluy y Roberto Villamarín.

1) Creo que aporto una visión clara del futuro de nuestro colegio: apostaremos por la unidad de los colegiados en un colegio participativo, modernizaremos los procesos de trabajo del colegio y las farmacias, implementaremos los servicios profesionales farmacéuticos para consolidar una farmacia asistencial de prestigio y fomentaremos, junto a otros agentes sociales, el impulso de la provincia como destino de salud.

2) El envejecimiento poblacional y la despoblación nos preocupa mucho, como a toda la sociedad ourensana. Desde el punto de vista terapéutico, el envejecimiento implica pacientes dependientes polimedicados que padecen reacciones adversas e interacciones entre medicamentos. Por eso es tan importante la labor desarrollada por los farmacéuticos en la promoción de la vida saludable, para garantizar así una vejez con calidad de vida como paciente no dependiente.

3) Los farmacéuticos siempre hemos desarrollado una labor asistencial fundamental en nuestro sistema sanitario, resolviendo consultas sobre síntomas menores en cada farmacia, sin cita previa y sin listas de espera. Pero también he de dejar nuestra queja, no se nos valora esta labor adecuadamente. Ofrecemos servicios como la deshabituación tabáquica, el control del riesgo vascular y el seguimiento farmacoterapéutico entre otros; la clave radica en que la administración sanitaria considere estos servicios como una inversión en la salud de sus ciudadanos, de esta manera el gasto en la prestación farmacéutica hospitalaria y en oficina de farmacia sería más eficiente.

4) La situación de la farmacia rural es crítica en muchos casos. Rogamos a la administración que considere que cada farmacia vuelva a prestar el servicio que venía realizando en la residencia de ancianos de su zona farmacéutica. Actualmente, en muchos casos, lo realizan desde los servicios hospitalarios y consideramos que es una cuestión de justicia que esas farmacias puedan sobrevivir dando un buen servicio a los que en su día fueron sus pacientes, sobre todo en el entorno rural.

5) El tema de las guardias es muy heterogéneo. Hay farmacias en zonas pequeñas que realizan más de 180 guardias al año, sin recibir remuneración alguna. Esto implica que el titular del rural es un profesional sanitario autónomo esclavo de sus guardias, sin descansos ni vacaciones durante largos períodos de tiempo. Por otro lado, la farmacia sigue castigada por los descuentos de los reales decretos impuestos como medidas temporales anticrisis y se han quedado enquistados: vemos razonable su derogación. No puedo dejar de mencionar otros problemas no menos importantes, como la política descontrolada de bajadas de precios de los medicamentos y la situación actual de desabastecimiento.

6) Consideramos importante la creación de tres nuevas vocalías: Farmacia Rural y Veterinaria, Formulación Magistral y Nuevas Tecnologías.

7) En nuestra candidatura hay una representación importante de adjuntos y le garantizo que tienen mucho peso en la toma de decisiones de nuestro equipo.

8) Quiero que las vocalías empiecen a trabajar en la creación de grupos de trabajo. Queremos participación y colaboración de nuestros colegiados para fomentar la unidad colegial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Los farmacéuticos de Ourense eligen a su presidente