Virginia Villar, abogada: «Hay muchas parejas que no llegan al consenso»

Una ruptura puede ser un proceso complejo, con una enorme carga emocional. Esta experta de derecho de familia conoce muy bien estos casos.


ourense / la voz

Una ruptura puede ser un proceso complejo, con una enorme carga emocional. Virginia Villar conoce muy bien este tipo de casos.

-En los últimos años ha habido un descenso de divorcios en la provincia. ¿A qué lo atribuye?

-Hay muchas parejas que conviven, tienen hijos y generan patrimonio común sin estar casados, pero no dejan de ser relaciones familiares, con todo lo que conlleva. En el momento de materializarse la ruptura también tienden hacia el consenso en la resolución de los aspectos relacionados con los hijos y con el patrimonio. En los casos en que es necesaria la intervención judicial, es decir, el litigio, no se tramita como divorcio porque no existe matrimonio, por lo que el procedimiento se tramita como medidas de guarda, custodia y alimentos respecto de hijos menores y la intervención del juzgado es imprescindible.

-Es alto el número de casos no consensuados. ¿Cuáles son los motivos de enfrentamiento?

-Todavía se da un número significativo de rupturas de parejas que no logran llegar al consenso y los motivos pueden ser de muy diversa índole. Hay que tener en cuenta que en todos los asuntos de derecho de familia, no solamente en las rupturas de parejas, intervienen factores de sentimientos y emociones. Ahí cada familia es un mundo y cada persona también. Las rupturas afectan inevitablemente a nivel emocional y he leído en algún sitio una idea que observo muchas veces y es que los «seres humanos solamente vemos lo que miramos y solo miramos lo que tenemos en la cabeza».

-¿Es más complicado si hay niños?

-Cuando hay hijos menores, el ejercicio de la patria potestad casi siempre es compartida por ambos progenitores. Salvo que se den circunstancias excepcionales del progenitor, progenitora o de ambos, conlleva el derecho a decidir sobre las circunstancias y ello genera dificultades en algunos casos. Si no hay consenso siempre es necesario someter la cuestión al juzgado y obtener la decisión, con intervención siempre del ministerio fiscal.

-¿Cuánto suele durar un proceso?

-Si se tramita de mutuo acuerdo es bastante rápido, porque la intervención del juzgado y del ministerio fiscal, se limita a verificar que el convenio regulador reúna los requisitos legales y no perjudique a los hijos menores. Si se trata de un proceso litigioso, se demora más porque hay que cumplir unos plazos que permitan la intervención de ambas partes y esperar que celebre el juicio correspondiente. La huelga del pasado año y la acumulación de procesos judiciales están causando demora en estos litigios.

-Tras la separación, ¿puede ocurrir que los padres sigan pleiteando por asuntos como, por ejemplo, si el hijo hace o no la comunión?

-Si, hasta que los hijos alcanzan la mayoría de edad, cualquier circunstancia puntual, pero relevante, como la que usted menciona o una salida al extranjero, precisan consenso de los padres o, en su defecto, intervención judicial. También hay solicitudes de custodia compartida sobre hijos menores sobre los que no estaba establecida anteriormente, pero son procedimientos distintos, más breves en el primer caso y más dilatados estos últimos. Los convenios reguladores, que poco a poco se van imponiendo frente a los litigios, permiten que las personas sean las artífices de su propio «reglamento».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Virginia Villar, abogada: «Hay muchas parejas que no llegan al consenso»