Vuelven los bancos y farolas


Era visto. A poco más de dos meses de que se celebren las elecciones municipales y a menos tiempo aún de que haya comiciones generales, nos metemos de lleno en tiempos de pico y pala. Hay que recuperar el tiempo perdido -esos cuatro últimos años en los que hemos hecho más bien poquito por mejorar las cosas entre los vecinos de la provincia- y poner toda la carne en el asador para que, a la hora de votar, los ciudadanos tengamos presente lo mucho que los gobernantes han hecho por nosotros, aunque haya sido en las últimas semanas.

Y en ese contexto llega el anuncio del presidente de la Diputación, que adelanta la inminente movilización de ocho millones de euros para obras y subvenciones. Preparémonos para revivir a corto y medio plazo el desembarco de bancos y farolas al que nos tenía acostumbrado ya su antecesor -qué sería de esta provincia sin esa gran aportación al desarrollo de los municipios, que en su día también incluía las marquesinas de paradas de autobús-, aunque sumado esta vez al parcheo de carreteras, a la limpieza de cunetas y, esto sí es novedad, a una película. Que no se diga que este gobierno no promueve la cultura, y también el cuidado de nuestros mayores, ya que casi medio millón se irán para una residencia de ancianos.

No sé si algo de eso servirá para solucionar los verdaderos problema que tiene la provincia y que cada año van a peor, como el hecho de que haya más jubilados que trabajadores o que tengamos a centenares de jóvenes buscándose la vida por el mundo adelante, pero desde luego estaremos entretenidos. Pan y circo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vuelven los bancos y farolas