Paciencia preelectoral


Un concejal «justiciero» que invade la vía pública para impedir que un infractor escape. Un ex secretario general del PSdeG que pone en marcha un partido «instrumental» (y no porque vayan a tocar la gaita, que también). Un excoordinador local de Ciudadanos que dimite porque la formación impone como candidato a un recién llegado de otro partido y que se va acusando a un dirigente naranja de quedarse con dinero de afiliados. Un exportavoz del gobierno municipal del PP que pasa en unos días de destacar públicamente la unidad del ejecutivo popular a cambiarse sin rubor de siglas y chaqueta. Y, mientras, un exescolta de José Luis Baltar encabezando la candidatura socialista en Cartelle.

En fin, la política ourensana no da solo para una novela, más bien para una saga. Y lo que queda por venir... Seguro que me creen si les avanzo que en las próximas semanas seguiremos asistiendo a noticias que parecen salidas de un día 28 de diciembre. Entre otras cosas porque, además de las elecciones municipales, ahora Pedro Sánchez nos ha colocado ante un calendario electoral infernal, con las generales solo un mes antes de la cita para elegir a los alcaldes. No tenían ya suficiente los partidos con la conformación de sus candidaturas en la ciudad y con sus reiteradas crisis internas, como para ponerse ahora también a diseñar sus listas al Congreso y al Senado.

No les queda otra. La maquinaria ya está en marcha y volveremos a asistir a una larga precampaña electoral, seguramente plagada de promesas que nunca se llegarán a cumplir. Paciencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Paciencia preelectoral