Relevo


Democracia. Bonita palabra y noble aspiración de aquellos que de algún modo están sometidos. De todas formas, no podemos negar que ese poder emanado del pueblo -así comenzaron a utilizar el concepto en la antigua Atenas- ha sido muchas veces pervertido, según los intereses de unos y otros.

Más de una sorpresa -de las gordas- han deparado las urnas en los últimos tiempos. Trump, el Brexit, Andalucía. Que se lo digan al CIS, pero eso ya es harina de otro granero. Por aquí, que somos así de pesados, estábamos pensando en fútbol en este momento, en concreto, en la UD Ourense y en uno de los pasos más decisivos en su corta historia. El club nació para preservar el legado de un clásico con más de sesenta años de trayecto, al cual el modelo de Sociedad Anónima Deportiva había llevado a la desaparición.

Esta vez sí, el pueblo -sus socios- se hizo con el poder y puso en práctica la democracia más elemental. Una persona, un voto. Y el formato de balompié de accionariado popular funcionó. Ganó adeptos cada día y ha llegado a la competición nacional, a la vez que rebasó la cota de los 1.700 abonados. Pero el fútbol negocio tiene las garras largas y no es sencillo pelear en igualdad de condiciones, llegados a un torneo como el de la Tercera División. Lo saben los aficionados que en su día tomaron las riendas y que confían en que alguien bien preparado para el reto asuma el relevo.

Aún así, nadie olvida errores ya cometidos, ni la esencia del verdadero éxito del ourensanismo, el levantar una estructura con alma, con pasión y, sobre todo, con seguidores. Que no se rompa la cuerda.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Relevo