Velutinas


Tengo un amigo que estos días anda enfadado con todos los que conformamos esta sacrosanta profesión. Nos culpa de fomentar la estupidez humana y de alimentar a una sociedad pusilánime; esto es -según la RAE- falta de valor para emprender acciones, enfrentarse a peligros o dificultades o soportar desgracias. Y todo ello por culpa de la vespa velutina, o avispa asiática. Resulta que él trabaja en lo que ahora llaman GES (grupos de emergencias supramunicipais) y andan los pobres a la carrera sofocando la histeria provocada por avistamientos de este o de cualquier otro bicho volante de aspecto parecido. Mi amigo habla mucho y muy rápido; así que soporto estoicamente una lección concentrada sobre las nulas diferencias que hay para cualquier mortal ser picado por esta avispa o por la véspula germánica -nuestra avispa autóctona-, o por el avispón europeo, o incluso por una abeja si resulta que eres alérgico al veneno de los himenópteros; grupo de insectos al que pertenecen todos ellos. Defiendo al gremio explicándole que eso mismo se ha publicado muchas veces en boca de expertos sanitarios y biólogos, pero mi amigo ya está en barrena. Se lamenta de que le haya tocado en suerte vivir en una sociedad tan a espaldas de la naturaleza que necesita convertir en alertas de colorines cualquier subida del termómetro veraniego por encima de los 30 grados, o las borrascas invernales de toda la vida, para conseguir lo que nuestros abuelos hacían por simple sentido común. A saber: evitar el sol, buscar la sombra y refrescarse en verano y no andar por los caminos cuando arrecia el temporal. Igual algo de razón no le falta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
RAE
Comentarios

Velutinas