Fiebre por los másteres


Quizás de Pablo Casado sean más inquietantes algunas de sus propuestas políticas, pero lo cierto es que de lo que más se habla durante los últimos días en relación al nuevo líder del PP es de su máster. No en vano, una jueza -de la que ya ha quedado demostrado que no actúa movida por inquina ideológica- ha pedido al Tribunal Supremo que Casado sea imputado. No es poca cosa.

El PP ha puesto a funcionar el ventilador, esa cosa tan nuestra del «y tú más». Sus dirigentes piden el mismo afán investigador con lagunas o inexactitudes en los currículos de sus adversarios políticos. Y hasta me parece bien. Todo lo que no esté suficientemente claro, debe explicarse convenientemente. De hecho, el «problemilla» de Casado con su máster saltó a la luz pública gracias a la polémica previa en torno a Cristina Cifuentes, que animó a buscar casos similares.

Pues bien, el ejército de seguidores del PP en las redes sociales se afana estos días en difundir un listado de supuestas irregularidades en los currículos de políticos de otras formaciones. Hacen especial hincapié en el caso de Pedro Sánchez, que presumía en la web del Congreso de un máster que en realidad era un curso de liderazgo. Además de que ese caso no está judicializado, quizás deberían preguntarle a la diputada ourensana del PP, Ana Belén Vázquez, que cursó exactamente esos mismos estudios y que también los hacía figurar como un máster en su currículo del Congreso hasta que estalló el caso Cifuentes. «En clase todos lle chamabamos máster», justificó ella en su día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Fiebre por los másteres