«Todavía hay gente que no se pone el cinturón en trayectos cortos»

Stop Accidentes llevó a cabo una campaña de concienciación en Ourense motivada por las salidas durante el puente


ourense / la voz

La educación vial y los buenos hábitos a la hora de conducir y evitar accidentes son una tarea en la que debe implicarse toda la sociedad para reducir el número de siniestros. Es por ello que cada año la asociación Stop Accidentes aúna esfuerzos para llevar a cabo campañas de concienciación en Ourense.

Durante la jornada que organizaron ayer en la gasolinera del O Pino -en la carretera de Vigo, una de las salidas principales de la ciudad- han incidido especialmente en que el mejor compañero de viaje es una botella de agua. Más si cabe en una provincia como la de Ourense en la que las altas temperaturas son habituales y pueden producir somnolencia al volante. «A veces se piensa que las bebidas energéticas son una buena opción pero no es así puesto que alteran la capacidad de reacción y genera nerviosismo. Lo que sí es bueno, según varios estudios han demostrado, es tomarse un caramelo para activar el cerebro», aclara Benito Bouzada, de la entidad social.

Más de doscientos conductores recibieron una botella para continuar su trayecto gracias a la colaboración de McDonalds y la aseguradora Mapfre, que se sumaron a la campaña para poner su granito de arena.

Desde la revisión de las condiciones del vehículo antes de arrancar hasta la prohibición de consumir bebidas alcohólicas, pasando por evitar usar el móvil hasta que se detenga el vehículo por completo son algunas de las normas para llegar a salvo a su destino que los voluntarios explicaron a conductores de todas partes de Galicia y España que ayer por la mañana hicieron parada en la estación de servicio. «Lo que más nos llamó la atención es que todavía queda gente que no se pone el cinturón para realizar trayectos cortos, cuando sigue siendo tan imprescindible como en los de largas distancias», comentó Bouzada.

Desde la Dirección General de Tráfico recuerdan que en las carreteras ourensanas no existen puntos negros -tramos de menos de 2.100 metros con al menos 3 accidentes con víctimas en un año- pero sí puntos conflictivos de mayor intensidad circulatoria como las entradas y salidas de la ciudad y un aumento de la circulación en la A-52, por la que pueden pasar hasta 9.000 vehículos al día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Todavía hay gente que no se pone el cinturón en trayectos cortos»