Es el talento


En un territorio donde la dedocracia ha causado mucho daño -y el que causa, y el que causará- es una satisfacción (casi una reconciliación) recordar las historias de ourensanos que, si tuvieran que actualizar su currículo, se verían casi en la necesidad de adelgazarlo, en lugar de inflarlo como hacemos casi todos. Y desde luego no tendrían que inventarse ningún máster. Ni pedir recomendación. Hablo de ourensanos a los que, cuando les preguntan sobre el secreto de su éxito, dan con facilidad la receta aunque no todo el mundo logre cocinarla después. Hay muchos ejemplos, claro. Estos días, en estas páginas, actualizábamos dos. Uno, el de Diego Ocampo, que cayó de la ACB esta temporada con el Joventut pero que ha logrado volver a la máxima categoría del baloncesto español como entrenador del Manresa. Sin hacer ruido, ni al bajar ni al subir. Pasito a pasito.

Como aquí nos conocemos todos yo recuerdo la época en la que muchos jóvenes de mi generación estábamos a otras cosas menos al futuro y Ocampo estaba en la cancha. Normal que consiguiera acabar viviendo de su afición. Tenía talento y decidió vestirlo de trabajo.

Pero hay más, claro. Afortunadamente no caben en esta columna. Iván Salgado. Cuando yo todavía estaba de prácticas, prácticamente estrenando mi carrera, recuerdo haber visto su foto en el periódico. Conseguía la tercera plaza en la categoría sub-16 de la Copa Diputación. No parece mucho. Pero es que lo hacía con tan solo 9 años. Esta semana, 18 años después, jugó una partida con un niño que tendría más o menos la misma edad que él cuando empezaba a sorprendernos tanto como para salir en el periódico. Lo hizo después de repasar ante los aficionados su trayectoria. Como imaginarán, talento y trabajo también se colaron en su discurso.

Es difícil medir los méritos. Más aquí, donde en no pocas ocasiones convocatorias y concursos se hacen a medida, donde no pocas veces se elige a alguien por quién es y no por lo que sabe. En estos casos, el de Ocampo o el de Salgado, es más fácil. Simplemente saltan a la vista. Es el talento. Es el trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Es el talento