La recuperación de la uva merenzao para un rosado

Dentro del trabajo de reconstrucción que Martín Códax está haciendo en el muro de Medeiros, en Monterrei, se engloba una pequeña parcela en la que se cultiva la uva bastardo o merenzao, con la que se elabora el Mara Moura rosado, vino que este mismo mes estará en el mercado.


Son poco más de mil botellas las que Martín Códax saca al mercado de su Mara Moura rosado, un vino que en la bodega califican como «super premium», un categoría reservada a vinos de muy alto nivel. No tenemos en Galicia hábito de beber rosado, y por eso hay que valorar esta apuesta de la bodega de Cambados y también porque, además, lo elabora recuperando una uva ancestral y en peligro de desaparecer, como es la bastardo o merenzao. «Después de varios años de estudio -explican en Martín Códax- el equipo técnico comprobó las grandes cualidades que esta variedad posee para elaborar este tipo de vinos».

El punto de vendimia

La finca de donde sale la uva, si bien está bastante aislada de la zona habitual de producción, es una parcela histórica en la zona, con una antigüedad de más de 50 años. Replantada hace 15 con este varietal minoritario en Galicia, es única y singular. Se encuentra en ladera y, a diferencia de los viñedos de la zona de Monterrei, su suelo es 100% granítico.

«En la bastardo, vendimiada en el momento adecuado -explica Katia Álvarez, directora enológica de la bodega- destaca especialmente la frescura, porque es diferente ya que, al mismo tiempo, aporta aromas maduros de fruta roja, florales e, incluso, balsámicos. Son notas poco comunes en la elaboración de vinos rosados. Y ese es el punto más interesante de Mara Moura rosado: su complejidad. El punto de vendimia-añade- es lo que marca la calidad del vino. Si al final de maduración tiene temperaturas muy altas, el grado alcohólico sube mucho y se pierden la frescura y la complejidad aromática».

Aunque se produce en Monterrei, no lleva el sello del Consejo Regulador porque la D.O, no contempla, por ahora, el vino rosado.

Proyecto Muro de Medeiros

Con la gama de Mara Martín y Mara Moura, Martín Códax participa en el proyecto de reconstrucción del Muro de Medeiros y del yacimiento arqueológico que allí se encontró, con más de 30 lagares rupestres que datan de la Edad de hierro y que confirman la existencia de una industria vinícola en la zona desde tiempos ancestrales. El proyecto del Muro de Medeiros pretende convertir el sitio arqueológico y su entorno en un espacio de interés cultural fundamental para conocer la población prehistórica del valle de Monterrei y el nacimiento de la cultura del vino.

En los próximos años se realizarán, además, sondeos para conocer la cronología del yacimiento, se estudiarán los lagares rupestres y se prepararán señales, paneles y herramientas digitales autoguiadas, para que el visitante pueda explorar, de una manera singular y atractiva el Muro de Medeiros, El objetivo final del proyecto es crear un turismo de calidad en la comarca y fortalecer el concepto de vino de Monterrei, como uno de los que dejaron las trazas arqueológicas más antiguas en Galicia.

Cuando se creó la Denominación de origen Monterrei, no se contempló la posibilidad de producir vinos rosados. Por eso en la botella no está la etiqueta de la D.O. Pero Martín Códax apostó por el Castro de Medeiros y ahora saca al mercado una producción limitada del primer rosado de Monterrei.

Esta fortaleza, que en su planta actual reconstruyó en el siglo XII Afonso Henriquez, primer rey de Portugal, domina todo el valle de Monterrei, además de las muchas fincas de viñedos que crecen en las laderas de la zona.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La recuperación de la uva merenzao para un rosado