Cuando la ciencia triunfa fuera del aula

Dos estudiantes ourensanos recogen premios por sus capacidades y conocimientos en ciencias


ourense / la voz

Toca el clarinete y va a clases de pintura como pasatiempo, pero Javier Pérez tiene claro que su futuro profesional va a ir por otros derroteros. «No sé muy bien si me gusta más la Biología, la Física o la Química, pero sí sé que me gustaría dedicarme a algo de ciencias. O bien en la rama de la docencia o bien en la de investigación», explica el estudiante ourensano que acaba de ganar la fase autonómica de las Olimpiadas de Biología y que participará en la nacional, el próximo mes de abril en Badajoz.

Javier, que está cursando segundo de bachillerato en el Otero Pedrayo, se preparó para esta competición con la ayuda de su profesor de Biología del instituto que le pasó exámenes de ediciones anteriores para que viese la dinámica del concurso. «Está la parte teórica, con 85 preguntas tipo test, y la parte práctica que abarca temas como la genética o las especies vegetales», señala sobre el certamen. Otros dos alumnos -de Vigo y Santiago- acompañarán a Javier a la ciudad extremeña para conseguir, con sus conocimientos de Biología, dejar a Galicia en lo más alto del podio. «Esto ya ha sido una gran satisfacción y logro personal con el que estoy muy contento», relata cuando le preguntan qué supone para él el puesto obtenido.

Por otro lado, Iria Ollero, también estudiante de segundo de Bachillerato del instituto As Lagoas, se hizo con el segundo premio del certamen Jóvenes Investigadores que se celebró en Málaga hace escasos días. Lo logró con un trabajo sobre cómo pisan los adolescentes que realizó tomando muestras de 33 personas de entre 11 y 18 años. El resultado cautivó al jurado y, de entre los 255 participantes que presentaron sus proyectos, le otorgaron a ella el segundo puesto.

De su estudio, que elaboró durante un año, se desprende que el 88 % de los jóvenes pisa mal y la mayoría no es consciente de su problema y de las consecuencias que le puede acarrear. «Desde sempre tiven moito interese polos pés e a pisada porque nacín cunha malformación nos meus», cuenta sobre lo que la inspiró para realizar el trabajo.

Iria, que lleva años participando en las Aulas de Tecnópole, cree que esa fue una de las causas de conseguir su objetivo. «Permitiume coñecer o método científico e ter o apoio continuado do meu titor, David Ballesteros», añade. Y al igual que Javier, también considera entre sus opciones profesionales la de dedicarse a la investigación en el ámbito de la salud.

Hace tiempo que esta joven estudiante acumula reconocimientos a sus horas de dedicación y su buen hacer y desde que participa en Tecnópole ya ha recogido un tercer premio de Jóvenes Investigadores y cuatro menciones de Exporecerca -la mayor feria científica a nivel estatal-.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cuando la ciencia triunfa fuera del aula