El día de la foto


De nuevo todos usarán las mismas palabras para mostrar su «firme compromiso» por la igualdad y reivindicarán los mismos derechos laborales y sociales para las mujeres. Pero de nuevo todos irán por separado, marcando distancias, como si el problema de la discriminación por razón de sexo solo afectase a «sus» mujeres -entiéndase el posesivo como las que votan a «su» partido, están afiliadas a «su» sindicato o militan en «su» colectivo- y fijando diferencias con el resto. Y de nuevo las mujeres ourensanas, esas que no tienen cargos ni carnés -al margen de a quien voten o con quien simpaticen-, y son las que de verdad sufren en el día a día las barreras en lo laboral y en lo social, tendrán que elegir. Porque, aunque se sientan identificadas con lo que se reivindica en varios de los actos convocados, muchos de ellos se solapan entre sí. No es casualidad. Parece que precisamente se trata de eso, de que se posicionen: «O estás conmigo, o contra mí». Si vas al acto de CC. OO. a mediodía frente a la Subdelegación del Gobierno, no podrás estar en el de la Marcha Mundial das Mulleres en la praza Maior, por poner un ejemplo. El Día Internacional de la Mujer ha entrado, como muchos otros temas, en un peligroso camino de politización interesada en el afán de algunos de convertirse en los exclusivos adalides de la igualdad. La conmemoración va camino de ser de todos menos de las propias mujeres, las de «a pie», esas que pisan el barro de la injusticia y la desigualdad todos los días. Quizá esa sea la razón de su escaso respaldo a estos actos, nutridos con los «afines». Ven, perfectamente claro, que sirven para poco más que para la foto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

El día de la foto