Raro, raro, raro


Parafraseando a un ourensano de pro, el doctor Julio Iglesias Puga -ya saben, el padre de un famoso cantante- todo este lío de la apertura del centro de salud a mí me suena «raro, raro, raro». Empezando por la inusual situación de que una institución le plante un órdago semejante a otra políticamente afín. Pero también es extraño que se tome la decisión de abrir precisamente ahora una instalación que lleva tres meses terminada, equipada y con personal seleccionado. No me cuadra el argumento electoralista. Y no me cuadra porque abriendo ahora no es posible aprovechar la foto -o el baño de multitudes- en un acto inaugural que rentabilice el candidato. Hubo tiempo, desde que el lehendakari vasco metió en un brete al presidente de la Xunta fijando fecha para sus elecciones. Tiempo más que suficiente para montar un acto al uso, ya que el centro estaba listo antes de que se fijaran las gallegas y se diera el pistoletazo electoral. Podría pensarse que la Xunta no dio el paso antes para ayudar a hacer presión al alcalde ourensano frente a la oposición en el pleno en el que se aprobó la modificación de crédito para hacer la urbanización. A ver quién es el chulito que se queda con el lastre de ser el responsable de haber impedido la puesta en marcha de una infraestructura sanitaria, debieron pensar. Así que una vez que se solventó ese trámite de los dineros..., pues damos la campanada y abrimos; que lo de las obras a nosotros ni fú, ni fa. Quizá sea mal pensada pero eso me encaja más, porque el problema que tiene la Xunta si no abre antes de fin de año se llama 3 millones de euros de fondos Feder. Y con el dinero, ya se sabe: pocas bromas.

Por Fina Ulloa Redactora

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Raro, raro, raro