Medre o mar

Visol muestra la mirada del mar a través del objetivo de Xacobe Meléndrez

.

ourense

«Quedarei dereito texo firme duro senlleiro encarado contra do mar adverso. Dentro do meu puño medra outra bandeira que ha de abrirse toda tras da túa noite nun canto glorioso de aurora e esperanza». Bernardino Graña.

Berros no roncar das ondas es el título que nombra la exposición del fotógrafo Xacobe Meléndrez Fassbender en la galería de arte Visol. La mirada del mar desde el objetivo de la cámara del fotógrafo, comprometido con el paisaje gallego, activista artístico y combativo ecologista. La mirada del mar desde el mar, sumergido en la trinchera de las olas, critica la barricada humeante de la celulosa y de la contaminación industrial y el vómito de plástico y de muerte que arrastra. La mirada del mar como el organismo vivo que es el océano, exige a través de sus bramidos el espacio que le es robado, especulado, arrasado, destruido. Mar que es señal de identidad y frontera.

Furia atlántica de casta y raza. Pasión traducida en las imágenes creadas por Xacobe Fassbender a través de los versos de Bernardino Graña, poeta del mar, que alcanzan una contemporaneidad absoluta en este momento de mareas, políticos corruptos y corazones oxidados encerrados con la llave de un candado para los que hacen del amor propiedad privada.

Las fotografías de impecable factura son impresiones «glicée» con tintas pigmentadas Lucía II, sobre papel Permajet Portrait White de algodón en una edición limitada a cinco copias, y dos impresiones de gran tamaño sobre tela, de gran pictoricismo y factura plástica.

Invertir la mirada

El proyecto fotográfico parte de unos encuentros sobre embarcaciones tradicionales en 2012 en Carril (Vilagarcía) y consistía en realizar una reflexión sobre las relaciones del hombre sobre el entorno en el filo de la navaja que es el hilo de costa, línea divisoria hasta donde interactúan hombre y mar. La estrategia del fotógrafo es invertir su mirada y dar voz a la mirada del océano como exhortación e imagen a los temas escogidos de la poesía de Bernardino Graña: el mar, el amor, la vida y la muerte, el existencialismo y la permanencia en la memoria. Este proyecto se materializó en las balconadas y en la edición del libro con prólogo de Xurxo Souto que recuperó el verso Medre o mar como grito de guerra y lema combativo.

Cierra el proyecto la videocreación audiovisual: Ferido busco o teu mar, con fotografías de Xacobe Fassbender y la composición contemporánea interpretada por Pablo Coello como saxo soprano y compuesta por Giorgio Netti.

La fase final del proyecto es el museístico, en la exposición de fotografías de toma única elimina la línea de costa para captar en una imagen dos planos: el plano real sumergido y su reflejo integrando dos niveles, el consciente y el estético, el real y el surrealista logrando una imagen conceptual que remite a Chema Madoz. Parte del discurso pleno de actualidad de Graña y Manuel María en el que la industria deja metálicas y humeantes fábricas que son osamentas aberrantes que derraman sus vertidos enfermos como un animal herido y oxidado por el sistema irracional del capitalismo atroz.

El artista induce a la reflexión sin dirigir el pensamiento. Es un arqueólogo buscando la huella del hombre en el paisaje por eso la presencia figurativa es escasa en la obra: solo Juan Fontaíña (mariscador) planea sobre encrespadas olas sobre una inmensa pared de agua y el propio fotógrafo distorsiona su imagen al verse como Narciso revertida a través del espejo móvil de las aguas marinas. El mar generador de vida, alimento y amor, el mar como tumba.

La efímera huella del hombre

El existencialismo del memento mori que, subrayada la imagen construida y dramática a modo de escenografía, por los versos de Graña, recuerda la efímera huella que deja el hombre en el infinito en un universo de círculos concéntricos que nos recuerdan nuestra naturaleza insignificante con el recurso de la reduplicación, sensación de espejo y reflexión de la luz, alterando objetos y perspectivas en las visiones y trascendiendo a una realidad invisible situada en el espectro visible de otra dimensión conceptual, estética y expresiva.

«Ferido o meu sal do sangue busca o teu mar».

crítica de arte

Votación
0 votos

Medre o mar