El edificio de los Franciscanos cegará el entorno de la iglesia

Ourense / La Voz

OURENSE

Santi M. Amil

La promoción abrirá una pequeña plaza junto al ábside del templo

12 oct 2014 . Actualizado a las 05:20 h.

La iglesia de los Franciscanos llegaba a su nuevo emplazamiento en el conocido como Campo de San Lázaro a finales de los años 20 del pasado siglo. El paso del tiempo, y las décadas del desarrollismo y la presencia del sector de la construcción como motor económico de la provincia, derivó en un entorno colmatado de edificios de gran altura que dejó «sepultado» el edificio. Algo que no es exclusivo del entorno del parque de San Lázaro y sí una constante en todo el entramado urbano de Ourense.

La edificación de un nuevo inmueble, tras el acuerdo alcanzado entre los Franciscanos y un promotor, no aportará mejoras en el elemento más destacado del enclave patrimonial. Más bien al contrario. El edificio que se levanta sobre la calle Xaquín Lorenzo lleva su planta hasta la fachada lateral de la iglesia, antes existía un espacio libre para acceder a las dependencias de la orden religiosa. En el caso de la edificación con fachada a la calle Cardenal Quiroga también se ocupa el fondo hasta llegar a la pared de la vivienda que ocupan en la actualidad los franciscanos.

Espacio para rodear el tempo

El nuevo entorno de la iglesia del parque de San Lázaro mejorará en la parte posterior, al contemplarse la creación de una pequeña plaza en el espacio que linda con el ábside. Este cambio posibilitará el acercarse hasta esta zona del templo, algo que hasta ahora era imposible al estar cerrado este espacio al público con un muro de piedra.

Desde algunos sectores se considera que se pierde con esta intervención la posibilidad de «liberar» el entorno de la iglesia. Aún manteniendo el proyecto, se apunta la posibilidad de crear un espacio perimetral para poder disfrutar de todo el entorno de la iglesia. Esta opción pasaría por reducir ligeramente la planta baja, permitiendo de esta manera la contemplación vertical.