¡Menuda puntería!

Manuel Luis Casalderrey
Manuel-Luis Casalderrey RINCÓN ABIERTO

OPINIÓN

NASAJohns Hopkins | REUTERS

03 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace falta tener una magnífica puntería científico-tecnológica para alcanzar un blanco diminuto (una roca de 160 metros de diámetro llamada Dimorphos) después de haberse desplazado por el espacio en un recorrido de unos 11 millones de kilómetros. Además, el blanco gira alrededor de un meteorito más grande, Didymos, y hay que impactarlo en el momento en que ofrece su cara al proyectil que llega de los confines del espacio.

La sonda DART se lanzó desde la Tierra el 24 de noviembre del 2021 y alcanzó su objetivo el 26-27 de septiembre pasado. El impacto no busca la destrucción del meteorito, sino darle el empujón adecuado para desviarlo de su trayectoria. Es un importante ensayo que pretende poner a punto una tecnología que sirva para desviar un meteorito más grande que lleve rumbo hacia la Tierra y pueda impactar con ella, provocando graves problemas sobre la vida de nuestro planeta. El ejemplo adecuado es el gran meteorito cuyo impacto acabó con la vida de los dinosaurios sobre la Tierra. El choque originó una intensa nube de polvo que ocultó el Sol durante mucho tiempo, provocando una disminución drástica de la temperatura e impidiendo la fotosíntesis.

Con este experimento, todo un alarde científico-tecnológico, se busca salvaguardar la vida de los terrícolas, evitando la caída de un meteorito sobre la superficie de la Tierra que podría acabar con la vida de los seres humanos.