La batalla por el Magreb

Claudia Luna Palencia
Claudia Luna Palencia POR LA ESPIRAL

OPINIÓN

María Pedreda

30 ago 2022 . Actualizado a las 12:28 h.

Todo se ha dinamitado con la invasión de Rusia a Ucrania desde hace ya más de seis meses, porque el Kremlin ha decidido confrontarse contra la Unión Europea (UE) y, como parte de este escenario, África también juega un papel relevante para los apetitos rusos, y no se diga ya para los chinos.

La visita de Serguéi Lavrov a Argelia, el pasado 10 de mayo, con motivo del 60 aniversario del restablecimiento de las relaciones entre el país norteafricano y Rusia, motivó una visita del canciller ruso para ver en persona a Abdelmadjid Tebboune, presidente de Argelia. Nada más significativo en medio de los roces que España lleva acumulando en los últimos meses por el tema del Sáhara Occidental.

Las ambiciones colonialistas rusas y chinas en el continente africano para el siglo XXI son profundas, han llegado en forma de vacunas anticovid, de medicamentos, de financiación e inversiones. La nueva Ruta de la Seda del mandatario chino, Xi Jinping, tiene en varios países africanos proyectos clave de infraestructura para explotar los recursos naturales y crear redes de comunicación para facilitar el traslado de las mercancías chinas.