La eólica, aliada para prevenir incendios

Juan Virgilio Márquez DIRECTOR GENERAL DE LA ASOCIACIÓN EMPRESARIAL EÓLICA (AEE)

OPINIÓN

MABEL RODRÍGUEZ

26 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En España, gracias al viento, un 23 % de la electricidad se produce en los parques eólicos instalados en el 9 % de los municipios españoles. La ocupación del territorio que se realiza con la eólica es mínima. Para cumplir con los objetivos del Plan Nacional Integral de Energía y Clima (PNIEC), para el año 2030, la eólica solo necesita un 0,004 % más del territorio nacional, llegando así a una ocupación total del 0,020 %.

 Galicia destaca entre las comunidades autónomas, con un 67 % de la potencia instalada renovable. En Galicia se crearán 6.000 nuevos empleos en menos de diez años, llegando a un total de 12.000 puestos de trabajo en la región, según datos del último Estudio Macroeconómico del Impacto del Sector Eólico en España.

Los parques eólicos generan actividad industrial en el territorio. Esto permite que, en los municipios donde se sitúan parques eólicos, se han podido desarrollar planes industriales basados en la cadena de valor de la actividad eólica. Además, los parques eólicos tienden a localizarse en municipios en los que la población es baja (la España vaciada), contribuyendo a fijar población, dado que generan actividad económica y empleo. Aparte de la creación de empleo y riqueza local derivada de su propia actividad, los parques eólicos conviven con actividades fundamentales para el desarrollo económico y social del entorno como son la agricultura, la ganadería, la pesca o el turismo. El desarrollo eólico es sostenible con el territorio y compatible con el entorno y la protección de la biodiversidad. En los parques eólicos, solo una parte mínima del total de la superficie es utilizada por los aerogeneradores, por lo que gran parte de la tierra se usa para cultivar o criar rebaños.