El sur de Sánchez

César Casal González
césar casal CORAZONADAS

OPINIÓN

Joaquin Corchero | EUROPAPRESS

19 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El PP ya no es un partido. Es una lista que presenta candidatos. Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Alberto Núñez Feijoo en Galicia. Y ahora Juanma Moreno Bonilla en Andalucía. Intenten buscar las siglas del PP en los carteles del candidato. Sigue la fórmula anterior de diluir la marca. Necesitarán una lupa para distinguir PP entre la cara gigante de Juanma y el lema de «Andalucía avanza». El PP ya es nacionalista, también en lo autonómico. Copian a Feijoo (este lo reprodujo de Fraga). Galeguista en Galicia. Chulapo en Madrid. Y más andaluz que nadie en Andalucía. Pero no es solo la desaparición del Partido Popular en la campaña lo único que arrastra a Sánchez a enfrentar hoy la tormenta perfecta.

 El Ferrari rojo socialista nunca ha sufrido tantas averías a la vez. Ya no es una máquina de fabricar las circunstancias ideales para llevarse los votos. Ha cometido tres errores esenciales que hoy pueden convertir la estancia de Sánchez en la Presidencia en el principio del fin. Feijoo es ahora el que surfea la ola buena, salvo sorpresas, y con permiso de Vox.

La izquierda va dividida. Mal hecho. La ley electoral les pasará factura. Hasta tres papeletas con posibilidad de entrar en el Parlamento andaluz. Tres opciones por el lado zurdo es garantía de fracaso. Ese es el primer error. El segundo es el monstruo que crece de la abstención. El PSOE, salvo que lo consiga a última hora, no moviliza como antes. Los cuentos de que ser progresista es estar del lado bueno de la historia no cuelan cuando en los bolsillos no hay dinero. A la gente le ocupa y le preocupan más las cuentas en sus casas para llegar a fin de mes que los cuentos del franquismo. Y el tercer error fatal para Sánchez es que está perdiendo el inmenso caladero del centro. Hay encuestas que dicen que hasta un 18 % de los votos socialistas más escorados al centro o de centro elegirán Moreno Bonilla, se irán al PP. Lo mismo que sucedió cuando ganaron Aznar o Rajoy. Si además Ciudadanos termina por desaparecer, toda la ganancia será para los populares, en esta ocasión, para Moreno Bonilla, con permiso de Vox. Estas tres circunstancias claves pueden volver a repetirse a nivel español. Pero Feijoo, aunque surfea la ola buena (ojo a la sombra de Abascal), no debe confiarse. Sánchez es muy resistente, es pegajoso con el poder. Soñará que él no se ha presentado en el sur. Que el sur de Sánchez lo ha perdido un tal Espadas. Su espejo de aduladores le seguirán diciendo que él es el más guapo y que no pasa nada.