Pasión

Jorge Casanova
Jorge Casanova ENTRE TINIEBLAS

OPINIÓN

AFP7 vía Europa Press | EUROPAPRESS

02 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El fútbol, el profesional, el de la tele, el que cuesta más de cien pavos al mes, se mueve por un solo motivo: la pasión. Y la pasión es ciega. Así que quitémonos la careta. Cuando se dice que el Real Madrid no juega a nada, que su copa de Europa número 14 es producto de la suerte, que sus rivales se manifestaron siempre netamente superiores, que todo se lo debe a su portero, etcétera, lo que se está diciendo en realidad es: «Cómo me escuece esta nueva victoria del Real Madrid». Lo sabe el que lo dice y lo sabe el que lo escucha. Teorizar sobre el fútbol, la estadística, la posesión, el «merecer», el equipo del Gobierno, la vergüenza del país, así gana el Madrid y la abuela fuma está muy bien para procurar algo de alivio al escozor. Pero detrás de todo ese cacareo está, sonriente, el dinosaurio de Monterroso, que no desaparece, que sigue ahí. Tan imponente como la gesta del Real Madrid.

Yo entiendo que esta vez el malestar ha sido mayor, porque fueron muchos los momentos en los que parecía que se caía, que no lo iba a conseguir. Pero ocurrió una vez más. No tengo ningún problema con que el antimadridismo se apodere del relato. Incluso que no admita que toda esa palabrería forma parte de la misma pasión que me hizo saltar con el gol de Vinicius. Seamos sinceros, estamos hablando todos de lo mismo.

La única diferencia es que ganamos nosotros. Así que, pronuncien sin miedo: ca-tor-ce.