Fichar a los mejores

manuel blanco desar EUROPA NOSTRA

OPINIÓN

FABRIZIO BENSCH | REUTERS

30 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque parezca increíble, la Liga española puede enseñarnos cosas para mejorar el país. De entrada, a los aficionados les da igual que las figuras y los entrenadores salgan de la cantera o que sean mercenarios. Lo importante es ganar. Ganar dentro, en la Eurocopa y, a poder ser, también en el Mundial de clubes. Servidor, como es retrasado, nunca entendió esta lógica, y cuando vio al Celta plagado de mercenarios se desilusionó. Pero ahora que el fútbol es el paradigma del capitalismo, ya comienza a entenderlo. Tan capitalista es que los jugadores son despedidos sin piedad si no rinden, y no todos cobran lo mismo, ni siquiera ejerciendo idénticas funciones como defensa o delantero. Merced a este modus operandi, los grandes equipos españoles pueden codearse con los mejores equipos internacionales. Ya digo, son españoles porque tienen su sede en España, porque si fuese por sus plantillas españoles poco serían. ¿Y si aplicásemos esta estrategia al Gobierno o a la investigación? ¿Por qué no probar? ¿Qué tal un Draghi de ministro? Si no estuviese disponible, ¿qué tal Merkel? ¿O Helle Thorning-Schmidt? E incluso fichar a Mette Frederiksen. ¿Y Ugur Sahin u Özlem Türeci como rectores de alguna universidad? Pensemos. España no tiene ninguna entidad con eficiencia acreditada en cuanto a captación de inversión productiva en las industrias del futuro. Y los sucedáneos que tiene no fichan mediante convocatorias internacionales ni retribuyen por resultados. Véase el ICEX, por ejemplo. Intenta ayudar a vender naranjas, jamón o botijos, pero, como su propio nombre indica, no se centra en convencer a los mirlos blancos de las tecnológicas o las bioquímicas para instalarse en España ni a traerse unidades de investigación. Así llevamos desde hace más de 40 años y tan felices con nuestros pésimos resultados macroeconómicos. Mientras nos vayamos colocando en la res publica, qué más dará. Estamos a rolex y no a setas. España se sienta a esperar. Solo aspira a recibir fondos europeos hasta … el 2080, cuando menos, y si nos aguantan. Vaya éxito. Piensa que es como cuando la Citroën se instaló en Vigo en 1958, y eso gracias al empresario Félix Santamaría; la Renault en Valladolid, o cuando el INI pagó la dote a la FIAT para que despegase la SEAT en Barcelona. 60 años hace. Pero si desde España se ficha a Ancelotti para entrenar al Real Madrid, o al llorado Messi para el Barça, ¿por qué no fichar a cuadros de la Agencia de Desarrollo Industrial de Irlanda y pagarle un buen fijo más comisiones? Ahí lo dejo: https://www.idaireland.com/