Europa respira tranquila, por ahora

Rosa Paíno
Rosa Paíno APUNTES

OPINIÓN

BENOIT TESSIER | REUTERS

25 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La incertidumbre sobre quién ocuparía el Elíseo se despejó y Europa respira tranquila, al menos por ahora. Las encuestas no fallaron como en el brexit o con la victoria de Donald Trump, y los líderes de Bruselas se felicitaron por el resultado. El triunfo de Marine Le Pen hubiera sido un mazazo difícil de digerir en estos tiempos convulsos en que Europa hace frente a la guerra de Vladimir Putin.

Con la reelección de Emmanuel Macron, Francia seguirá siendo el leal acompañante de Alemania en el eje que sustenta la Unión Europea. Pero Macron tiene mucho por hacer en estos cinco años que tiene por delante si quiere revertir el imparable avance de la ultraderecha y ganarse a aquellos franceses que se sienten olvidados por los burócratas elitistas que se sientan en el poder e ignoran sus problemas del día a día.

Macron presentó esta segunda vuelta a las presidenciales como «un referendo sobre el futuro de Francia y de Europa» y como un nuevo enfrentamiento entre progresistas y extremistas. Un mensaje que por si solo no le servirá dentro de cinco años, cuando el Elíseo vuelva a estar en juego y con el presagio de que el cordón sanitario que desde hace dos décadas frena a la extrema derecha se diluya de aquí al 2027. Todo en un panorama político en que las dos grandes formaciones (Partido Socialista y Los Republicanos) han desaparecido, y la izquierda radical de Jean-Luc Mélenchon está más fuerte que nunca.