No son justas. Sería una ruina

Lorenzo Amor PRESIDENTE DE ATA

OPINIÓN

23 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En el contexto socioeconómico en el que nos encontramos, saliendo de una crisis económica sin precedentes provocada por el covid-19, el colectivo de autónomos necesita, más que nunca, el apoyo de todas las instituciones públicas.

El 70 % de los autónomos no saben qué es la recuperación y un 30 % no espera recuperarse como mínimo hasta el 2023. Aún hay 108.000 autónomos en cese de actividad y 700.000 viviendo una situación muy complicada tras prácticamente dos años de pandemia. Dos años de lucha por intentar que las administraciones no se olviden de los autónomos, que nos hemos visto golpeados doblemente por esta durísima pandemia. Que las distintas medidas restrictivas, que por supuesto entendimos dada la situación sanitaria nunca vista hasta la fecha, llevaran un apoyo paralelo a los más de tres millones de autónomos que en muchísimos casos se vieron obligados a echar el cierre de la noche a la mañana y teniendo que seguir haciendo frente a todos los gastos fijos sin ningún tipo de ingresos.

Y empezamos el 2022 con una nueva gran batalla. La semana pasada el Ministerio de Seguridad Social hizo pública una propuesta de lo que consideran una reforma del RETA que llevará a los autónomos a cotizar por sus ingresos. Las cantidades de cuotas que se nos anuncian son en todo caso desproporcionadas a la realidad y no cumplen con el objetivo de ayudar a aquellos que menos facturan. Asimilar la cotización en Seguridad Social a los rendimientos de las actividades económicas, es decir, a la facturación menos los gastos deducibles, es desconocer que muchos autónomos no pueden deducirse gastos que sí tienen en la actividad porque la Agencia Tributaria no lo ha considerado así.