El bebé afgano

Yashmina Shawki
Yashmina Shawki CUARTO CRECIENTE

OPINIÓN

ALI KHARA | Reuters

12 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Tiene poco más de seis meses y ya ha vivido una odisea. Por fortuna, es demasiado pequeño para que pueda recordar el drama que ha rodeado su vida desde que el pasado 19 de agosto, con tan solo dos meses, y en medio del caos de la evacuación provocada por el anuncio de la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, su padre, Mirza Ali Ahmadi, quien había trabajado como guardia de seguridad en la embajada norteamericana en Kabul, ante el temor de que lo aplastaran se lo entregó a quien creía un soldado de EE.UU.

Preocupado por la seguridad de su esposa y sus otros cuatro hijos, logró entrar en el aeropuerto, donde se pasó horas buscando al pequeño de manera infructuosa. Al final, él y su familia fueron trasladados a una base militar en Texas, en donde han residido hasta ser reubicados en Míchigan.

El azar, el destino o la casualidad hizo que Hamid Safi, un joven taxista de 29 años, padre de tres niñas, encontrara al bebé. Deseoso de tener un hijo varón, una obsesión en países tan extremadamente machistas y retrógrados como Afganistán, se quedó al pequeño, pero cometió el error de compartir fotos de él con toda su familia en Facebook.