Coraje

José Francisco Sánchez Sánchez
Paco Sánchez EN LA CUERDA FLOJA

OPINIÓN

xoan a. soler

08 ene 2022 . Actualizado a las 11:13 h.

Nos desayunamos el otro día con un montón de titulares periodísticos que celebraban que por fin en este país se reconociera la naturaleza sintiente de los animales de compañía. Algunos, sobre todo los publicados en el exterior, incluso producían la impresión de que hasta ahora esos idiotas españoles confundían a los animales con cosas. Otros parecían sugerir que estábamos equiparándolos a las personas. Más concretamente, a los hijos de un matrimonio en caso de ruptura, con su régimen de visitas y demás.

Mientras buscaba la ley, me encontré con un comentario en Aceprensa sobre una sentencia de la Suprema Corte de México en la que se define que, si alguien mantiene de un modo consistente y durante tiempo una edad distinta de la que figura en los registros, esa es su «verdad personal» porque comprende «elementos y aspectos que van más allá de la verdad biológica». Parecía razonable para el caso que se juzgaba, pero establecerlo como criterio me sugirió un carnaval de pediatras atendiendo a señores barbudos, un desbarajuste de gobiernos elegidos en las urnas por quienes hayan mantenido el tiempo suficiente que tienen más de dieciocho años, un circo de jueces mandando al reformatorio a señoras que deberían ir a la cárcel o de tipos con canas entregados en adopción o de matrimonios de niños que se sienten mayores. En fin, esas cosas de la edad sentida o construida a la que se refiere la sentencia.

Alguien me dijo sobre un amigo común: «Para él, la realidad nunca supone un obstáculo». Me pareció entonces una exageración cariñosa y divertida para ponderar el empuje de aquel hombre. Quizá nada distinga tanto a los valientes como el coraje de respetar la realidad.