Ni tan mal ni lo siguiente

César Casal González
césar casal CORAZONADAS

OPINIÓN

CAPOTILLO

05 dic 2021 . Actualizado a las 10:08 h.

Esas expresiones son un castigo. Latiguillos con los que golpeamos el diccionario. Son primas hermanas de otras frases que se usan cada vez más como comodines y que arruinan las conversaciones. Esos horribles ya te digo o ya te vale que no se sabe muy bien qué intentan expresar. Pero lo de lo siguiente va camino de lacra lingüística. 

Es muy común oír, escuchar es otro nivel, cómo alguien intenta explicar algo y suelta, todo satisfecho, el mítico, eso no, lo siguiente. Lo utilizan para ahorrarse los adjetivos que no encuentran. Para quedar de coloquiales y enrollados. Y es un horror. Por ejemplo, el restaurante no era caro, es que era lo siguiente. O para, cómo no siendo españoles, igual que estoy haciendo yo ahora, referirse despectivamente a algo: no era un local malo, era lo siguiente.

¿Quedará todavía alguien en este país que sepa que la gama cromática del idioma que utilizamos permite emplear malo, peor y hasta pésimo sin tirar del espantoso lo siguiente como estribillo de vulgaridad?