La convención del PP, sí pero no

OPINIÓN

Manuel Bruque | Efe

07 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Si hay algo que explique por qué el PP aún no tiene asegurada su victoria en las elecciones generales de 2022-2023 es su incapacidad para conectar con los electorados de Euskadi y Cataluña, dos territorios -ciertamente problemáticos, pero que suman 66 diputados y 28 senadores- sin los que es casi imposible cerrar el círculo de una victoria electoral en España. Y si hay algo que explique por qué el PP aún puede ganar dichas elecciones, a pesar de los enormes agujeros que tiene abiertos en Cataluña y Euskadi, es porque el éxito de su poder en Madrid, Galicia, Castilla y León, Andalucía y Murcia, y el recuerdo de voto que mantiene en Valencia y en otras comunidades, pueden llegar a suplir sus fallos de implantación en los territorios señalados.

Dicho lo cual, si bien puede entenderse que la convención itinerante haya escogido los destinos más fáciles y seguros para montar el espectáculo de masas -unidas y enfervorizadas- que le levantaron la moral a Pablo Casado, no tiene ningún sentido que el PP haya evitado su presencia en Bilbao y Barcelona, donde tiene mucho que ganar y casi nada que perder, y que haya elegido como escenarios de afirmación y futuro aquellos territorios en los que todo está hecho, y donde el poder popular tiene virreyes que, lejos de escenificar su perentoria necesidad de un «gran Casado» que los aglutine y dirija, han exhibido su fortaleza personal -casi patrimonial- y su generosa disposición a arropar a un líder que aún busca consagrarse como la verdadera encarnación de la alternativa popular.

Puede ser, y en modo alguno lo descarto, que el PP prepare otra convención para Euskadi y Cataluña. Pero, además de que me cuesta mucho creerlo, consideraría un error optar por una convención específica que, en vez de diluir su posible fracaso, o su predecible tibieza, en los éxitos seguros y ya disfrutados, se convirtiese en una muestra de debilidad capaz de contaminar la última etapa de su largo peregrinaje hacia las urnas.