Entre retos y espejismos

Nieves Lagares MIEMBRO DEL EQUIPO DE INVESTIGACIÓNS POLÍTICAS DE LA USC

OPINIÓN

05 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Terminó el verano, los niños vuelven a los colegios, los periódicos tienen noticias y por fin nos acercamos más a la normalidad tradicional, aunque cada vez más conscientes que tardará en volver a ser lo que fue. Feijoo le ha recordado a Casado que la estrategia del PP pasa por recomponer la derecha. Lo que no le ha dicho es que cuando un espacio político se fragmenta, el retorno de los disidentes nunca es completo.

El presidente de la Xunta juega con el tiempo electoral, las elecciones generales serán en el 23 y las gallegas en el 24, y eso le permite observar el recorrido de Casado. Y en eso Feijoo es insuperable, no comete errores, es institucional, sensato en sus declaraciones, genera tranquilidad a sus votantes.

Pero tras cuatro éxitos electorales y doce años de presidente de la Xunta ¿cuáles son los cambios de Feijoo en Galicia? Esa es su asignatura pendiente, construir su legado; porque no basta con ganar elecciones. Fraga construyó una idea de la Galicia en la que creía, Feijoo tiene un relato sobrio, institucional e incluso emotivo, pero al mismo tiempo efímero, coyuntural e intrascendente. Fraga cambió la Galicia que recibió, Feijoo no. Ese es su reto para el nuevo curso, arriesgar, trazar verdaderos cambios que permanezcan en el futuro de Galicia. Porque Galicia necesita cambios de futuro, no solo administrar el presente. Y después, veremos qué pasa con Casado.