El regreso de los talibanes

Francisco Ríos Álvarez
Francisco Ríos LA MIRADA EN LA LENGUA

OPINIÓN

STRINGER

04 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Veinticinco años después de conquistar por primera vez Kabul, los talibanes han vuelto a hacerse los amos de Afganistán. Como entonces, por aquí vuelve a haber bastante confusión con su nombre. En radios y televisiones se escucha continuamente hablar de «los talibán», incluso a quienes intervienen como expertos en lo que sucede en aquel país.

El problema data de los primeros años noventa del siglo pasado, cuando surgió este movimiento integrista musulmán. En pastún, lengua que habla la etnia homónima que habita en Afganistán y Pakistán, talib (‘estudiante’) es el integrante de esa milicia. Por aquí tuvimos noticias de ellos por la transcripción inglesa del plural de talib, taliban, que inmediatamente adoptamos como voz aguda, por lo que la escribimos con tilde: talibán. Reconocida como sustantivo español, pasó a emplearse en plural como talibanes, forma que ya se ve en la prensa de 1995. Pero no tardó en usarse también como invariable, los talibán, anomalía que se repite ahora. Los nombres en español de los integrantes de otras milicias, como muyahidín y fedayín, también los emplearon algunos como invariables porque se habían tomado de plurales árabes. Sin embargo, incorporados al español como nombres en singular, se les deben aplicar las normas morfológicas de este idioma, por lo que tienen flexión de número (los muyahidines, los fedayines). Que las teníamos por palabras españolas ya se había puesto de manifiesto en el momento que, como agudas terminadas en -n, las tildamos: muyahidín, fedayín.

El otro problema que se ha reproducido con el regreso de los talibanes es el de la flexión de género. En muchos medios de comunicación de usa solo el masculino talibán. En su momento se alegó que todos los talibanes eran varones, por lo que no existían talibanas. Pero su empleo como adjetivo aplicado a sustantivos femeninos pedía una forma femenina: la ofensiva talibana, la política talibana, la diplomacia talibana. Y hoy también se usa talibana como sustantivo para designar a una mujer sumamente intransigente: Esa señora es una talibana.