ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Noche de cristales rotos

Beatriz Pallas ENCADENADOS

OPINIÓN

Sander KoningPOOL

26 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Es curioso el poder que tiene una imagen para activar la asociación de ideas. Los ganadores de Eurovisión lo experimentaron el sábado en carne propia cuando el líder del grupo Maneskin fue acusado de consumir drogas durante las votaciones mientras millones de espectadores lo miraban. Qué se podría esperar, para redondear el cliché, de unos rockeros descamisados, tatuados y melenudos que se saltaron varios puestos para llevarse el triunfo de lo que un día fue festival de la canción melódica. La foto fija del cantante con la cabeza agachada demuestra lo fácil que es construir una realidad paralela amparada en las redes sociales y azuzada por los prejuicios propios y ajenos. Como un futbolista después de un partido, tuvo que someterse a un test antidoping. El resultado fue negativo. La Unión Europea de Radiodifusión compulsó el certificado médico y comprobó in situ si la coartada del italiano era cierta: en el lugar donde él estaba sentado mientras esperaba el veredicto, el suelo estaba lleno de cristales rotos, esquirlas de un vaso que él observaba cuando las cámaras lo enfocaron. Porque drogas no habría, pero el alcohol sí dejó escenas llamativas para una televisión hiperregulada. Desde el cantante británico que lamentaba sus zero points con una cerveza en la mano al omnipresente espumoso que patrocinaba la fiesta. Como esto está socialmente aceptado, nadie se ofendió.