Liposucción para la papada


La papada es una de las cuestiones estéticas que más preocupa a los varones, el sexo que más padece la acumulación de grasa debajo del mentón. Siempre se ha solicitado información y se han demandado cirugías y tratamientos para eliminarla, pero este año tan singular, en el que ellos han visto su imagen reflejada en videoconferencias y webinars, esa demanda se ha visto incrementada.

La buena noticia es que la papada se puede eliminar en veinte minutos y de forma definitiva con cirugía estética, mediante una sencilla liposucción. Para quienes la palabra cirugía suponga un problema, por asociación al quirófano y a la anestesia, es necesario aclarar que se trata de un procedimiento que se realiza bajo anestesia local y sedación, que no requiere ingreso hospitalario y que apenas llega a la media hora de duración.

La sencillez del proceso, que consiste en retirar los adipocitos, aspirándolos mediante un sistema de cánulas, le ha valido el nombre de minilipo. Es, en menor escala, la misma técnica que se emplea para retirar la grasa del abdomen o de los muslos.

Tampoco resultan complicados los cuidados postoperatorios, que presentan el único requisito de llevar en casa una venda facial durante quince días. Para acudir al trabajo, lo que el paciente puede hacer al día siguiente de la intervención, no es necesario ningún cuidado específico.

La liposucción de papada es una cirugía unisex. El motivo por el cual son ellos quienes más la necesitan es la genética. La papada se hereda y en el varón se dan casos en los que un cuerpo delgado acompaña a un doble mentón bastante llamativo. La obesidad influye, por supuesto, y también lo hace la edad. En el caso de las mujeres se da un incremento de este acúmulo graso poco estético en las fases de pre y post menopausia.

Tanto si hablamos de hombres como de mujeres, la retirada de la grasa puede complementarse con una remodelación sin cirugía del mentón. Esta técnica está especialmente indicada en casos de micrognatia, es decir, cuando se tiene el mentón retraído, lo que produce el efecto de que la mandíbula está hundida hacia dentro. En la misma intervención inyectamos la grasa extraída de la papada en el mentón, consiguiendo, además de un cuello sin grasa y liso, y una mandíbula más masculina, la armonía del conjunto, una técnica que ahora se denomina facial jawging. En castellano, vendría a ser algo así como mandíbula de tiburón.

La papada puede eliminarse asimismo con ayuda del bisturí en una cirugía de rejuvenecimiento facial más completa e integradora, que define y contornea, y en la que trabajamos con una visión armónica más completa del rostro.

Con mayor profundidad en cuanto a las estructuras de la piel, el lifting cervical no solo retira la grasa, sino que se encarga de la caída y el descolgamiento de los tejidos, lo que sucede inevitablemente con la edad.

El lifting cérvico facial, como también se denomina, ofrece dos soluciones según la mayor o menor búsqueda de rejuvenecimiento del paciente. El procedimiento tradicional se queda en un nivel más superficial en cuanto a las estructuras. Se podría decir que estira menos, porque no aborda las glándulas submandibulares.

Más efectiva en cuanto a resultados, pero de mayor posible complicación, es la cirugía que recorta estas glándulas y trata a la vez la grasa que se encuentra bajo el platisma, el músculo que se prolonga desde la mandíbula a la clavícula.

Cada abordaje es individualizado y depende del estado de cada paciente y de su historial médico.

Por Moisés Martín Anaya Cirujano plástico

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Liposucción para la papada