Nos queda la primavera


El rhododendron ha empezado a lanzar besos de carmín fucsia a las magnolias soulangeanas que asoman espigas púrpura en el tronco desnudo, y los jóvenes jazmines compiten en aroma con las últimas daphnes odoras del invierno.

La vida se ha desperimetrado, se ha quitado las mascarillas, está probándose modelitos de temporada primavera-verano y tiene ganas de abejorros que liben sus flores, arañas que recorran el laberinto de pétalos colgadas de un hilo rojo y besos, besos de tornillo con el sol. No va más, comenzamos la primavera del año I d.p. (después de la pandemia), la rutina del confinamiento ha cambiado muchos hábitos, roto muchos nervios y calmado muchas emociones; ya no somos los mismos de la era pasada, sin embargo la primavera siempre ha tenido la misma rutina relojera, el mismo ritmo y la misma capacidad de despertar del letargo invernal a todo bicho viviente.

Ha pasado un año y seguimos en una anormalidad que comienza a ser normal. Son muchas las consecuencias psicológicas de esta experiencia distópica, pero percibo la consolidación de algunos cambios. Primero cantamos el Resistiré en los balcones, luego salimos en estampida creyendo ganada la batalla; luego nos restringieron movimientos y relaciones provocando ira y ruina. Como una estampida humana nos agolpamos en la puerta de salida y la forzamos para montar el belén y volvimos a perder ventaja. Pero con la amarga experiencia de tener ya un herido o un muerto cerca de casa. La mayoría de la gente tiene más miedo, más precaución y menos prisa, porque hemos visto la cara a un peligro que se ha escapado de la tele y está en nuestra calle.

Nos queda la primavera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Nos queda la primavera