La trenza de Persy

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre MIRADAS DE TINTA

OPINIÓN

NASAJPL-Caltech

23 feb 2021 . Actualizado a las 08:56 h.

Una noche adolescente de 1969 mi familia se congregaba en torno a la televisión en blanco y negro para ver la retransmisión de la llegada del hombre a la Luna. Jesús Hermida ponía prosa a la gesta pero las hormonas atendían más a la noche cálida y femenina de Cambrils. Que tres astronautas llegaran al satélite no era suficiente epopeya para distraer el juego de otras lunas emparejadoras. Conquistar la Luna no era comparable a jugar a conquistar unas trenzas de piel tostada por el sol Mediterráneo.

Cinco décadas después -con las trenzas perdidas en otros cuerpos solares bajo lunas adultas- contemplo la llegada de Persy a Marte y me respondo que, aún habiendo llegado tan lejos, me sigue pareciendo una bagatela comparada con la gesta de conquistar la inmensidad de aquellas primeras trenzas de un verano azul.

¿A qué vamos a Marte? A lo mismo que fuimos a la Luna, a nada, no buscamos nada, ni siquiera marcianos verdes con orejas de trompetilla. Vamos a cumplir nuestro destino de eternos monos jóvenes que solo quieren jugar a llegar más allá, esa es nuestra naturaleza. Antes que Homo sapiens somos -Johan Huizinga dixit- Homo ludens, criaturas que «juegan en la cultura», no de la cultura.