Elecciones: Sánchez, Castro y Gorbachov

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

SERGIO PEREZ | Reuters

03 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En 1999 la Universidad de Santiago concedió al presidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, el título de doctor honoris causa. Gracias a la generosidad del departamento proponente y del profesor Darío Villanueva, rector de la universidad, me cupo la profunda honra y satisfacción de oficiar como padrino del gran político, periodista, jurista e historiador, en uno de los actos más gratos de mi ya larga carrera universitaria.

Sanguinetti, que es hombre de vastísima cultura y fino sentido del humor, guarda en su prodigiosa memoria un mundo de recuerdos y un sinfín de anécdotas, de las que la que ahora les contaré me permitirá hilar la reflexión de esta columna: en una ocasión, y conversando de los problemas de Cuba con el dictador que la gobernó durante casi medio siglo, Castro descubrió a Sanguinetti su receta de entonces: «Cuaaando teeengo que soluciooonar un problemaaa, piensooo en lo que haríaaa Gorbachov… y haaago lo contraaario».

Esa parece ser también la fórmula magistral de Pedro Sánchez para enfrentarse a una campaña electoral: el líder socialista planea lo que hará después de los comicios… y promete lo contrario.