Tras el batacazo, una esperanza

Fernando Ónega
Fernando ónega DESDE LA CORTE

OPINIÓN

BENITO ORDOÑEZ

30 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Entiendo que el problema de los Fondos Europeos (los 140.000 millones que vendrán a España) no es quién los reparta, que tiene lógica que sea el Gobierno de la nación. Ahora es la coalición PSOE-Podemos, pero diríamos lo mismo si fuese el Partido Popular. El problema es gestionarlos con inteligencia y equidad, como le reclamó ayer Núñez Feijoo a Pedro Sánchez, poder controlar su destino y su gasto y promover inversiones con futuro. Cuando se dice inversiones con futuro, se habla de hacer todo lo contrario del Plan E de Rodríguez Zapatero: fue una buena idea para crear empleo, pero al terminar las obras, con gran aparato de cartelería, se extinguía ese empleo y solo quedaba el mantenimiento de las rotondas y las aceras. Quizá se embelleció algo el paisaje, pero no se construyó riqueza nacional.

Por eso seguí con interés de gallego la visita del presidente de la Xunta a la Moncloa y las entrevistas con los ministros de Fomento y Transición Ecológica. En un momento en que España sufre el tremendo batacazo del coronavirus, con la cantidad de puestos de trabajo destruidos que reveló la EPA, con un 41 % de los jóvenes en paro y con el histórico desmoronamiento del PIB, hay que conocer qué necesidades plantea el poder gallego, qué iniciativas presenta para superar el desastre sanitario y económico y cuáles son las respuestas del Gobierno central.

Galicia sigue siendo injustamente tratada. Por defectos de información, por desidia, o por la tranquilidad de que no planteamos la autodeterminación, estamos casi siempre al final de la lista. Y no pienso en el interminable AVE, que ya es un tópico, ni en la ineficacia demostrada en Alcoa y otros ejemplos de desmantelamiento. Pienso en el reparto de fondos o en el último ejemplo conocido: el cupo de vacunas covid asignado a mayores de 80 años. El porcentaje de gallegos que superan esa edad es del 8,2 % del total español. El porcentaje que se asigna a Galicia es del 5 %. Si los mismos criterios se aplicasen al reparto de los 140.000 millones, nos quedaríamos en la cola de la reconstrucción.