Covid-19: y el Gobierno ¿dónde está?

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

M.FERNÁNDEZ. POOL

27 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No es infrecuente leer o escuchar en los medios de comunicación, en respuesta a los reproches dirigidos al Gobierno por su funesta gestión de la pandemia, una airada diatriba frente a quienes -se dice- pretenden sorber y soplar al mismo tiempo, es decir, criticar al Ejecutivo por haber actuado con prepotencia y censurarlo, paralelamente, por haberse limitado a contemplar como un espectador externo la lucha contra el virus.

Quienes así razonan hacen trampa, pues olvidan, o fingen olvidar, que el Gobierno no ha tenido una sola estrategia contra el covid-19 sino dos, dirigidas ambas no a la defensa de los intereses generales sino a aquello en lo que piensa, antes que en nada, Pedro Sánchez: cómo maximizar los beneficios y minimizar los perjuicios electorales de todas y cada una de sus decisiones.

La primera estrategia antipandemia del Gobierno se plasmó en el estado de alarma de marzo del 2020, que, obviando que el nuestro es un Estado muy descentralizado, concentró los poderes en manos del Ejecutivo nacional. La idea era entonces que la pandemia sería derrotada con un drástico confinamiento y que, tras ello, Sánchez rentabilizaría un éxito que quería para él solo. Por eso, cuando la primera ola remitió, Sánchez proclamó oficialmente «hemos vencido al virus» (es decir, lo había vencido él) y organizó una gran campaña de propaganda con el lema «salimos más fuertes» (es decir, salían más fuertes él y su partido). De ahí la presencia durante meses de Sánchez en TVE hasta un punto que, por abusivo, llegó a ser totalmente vergonzoso.