Jacques Attali es como los sabios antiguos: sabe de muchas ciencias y artes. Aunque milita en el socialismo francés, ha trabajado para casi todos los presidentes, desde Mitterrand a Macron. La Vanguardia le entrevistó hace unos días. Y dijo que, si no espabilamos, esta crisis mundial se resolverá en una lucha entre estados autoritarios y gigantes informáticos. Anunciaba algo que ya sucede: que China desmantelará sus grandes grupos y que Estados Unidos querría hacer lo mismo pero se lo pondrán imposible los abogados.

Jack Ma, fundador del Amazon chino Alibaba, ha desaparecido hasta de la página web de la empresa. No se sabe nada de él desde el 23 de octubre. Luego, su grupo se desplomó en bolsa, o lo desplomaron, con la amenaza de una regulación antimonopolio. A la segunda tecnológica del país, Tencent, le ocurrió lo mismo. Ventajas de la dictadura. Sin embargo, Trump, al que también llaman tirano y golpista, ha perdido contra Twitter, Facebook, Amazon, Apple y demás. El descaro del Gobierno chino -solo es descarado quien no teme las consecuencias- lo mostraron en Estados Unidos esos conglomerados que, además, controlan las infraestructuras de la Red: sin ellas, simplemente no se puede sobrevivir en Internet, como se ha demostrado con el caso del cierre de las cuentas del presidente y con el apagón de Parler: a la red social no la expulsó de Internet un juez.

En Europa ni tenemos, por desgracia, grandes grupos tecnológicos ni, gracias a Dios, grandes estados autoritarios. Nos han pillado fuera de juego y, si nos quedamos parados, solo nos cabrá esperar a ver quién gana: si la dictadura de las multinacionales americanas o la del Partido Comunista Chino.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos
Comentarios

Titanes