Enriquecimiento del uranio

Manuel Luis Casalderrey
Manuel-Luis Casalderrey RINCÓN ABIERTO

OPINIÓN

Presidencia iraní

08 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Otra vez se reaviva el conflicto entre Irán y la comunidad internacional. En el 2011 se le había limitado el enriquecimiento del uranio (U) al 3,67 % y, ahora, Irán decide elevar ese enriquecimiento al 20 % (La Voz, 5 de enero).

Se llaman isótopos a los átomos que tienen el mismo número atómico (número de protones) y distinto número másico (suma de protones y neutrones). Se representan por el símbolo del elemento seguido del número másico. El uranio natural tiene un 99,28 % de U-238 y 0,71 % del isótopo U-235. Para fabricar bombas atómicas o montar centrales nucleares de fisión se necesitan átomos fisionables, es decir, que se dejen romper (fisionar) por el impacto de un neutrón de características apropiadas. El U-238 (el más abundante) no es fisionable y el U-235 si lo es.

La fisión del U-235 por un neutrón origina dos átomos de aproximadamente la mitad de la masa del U-235, se desprende energía y se forman 2 o 3 neutrones, necesarios para continuar la reacción de fisión en cadena y que se libere suficiente cantidad de energía en poco tiempo (bombas atómicas) o de forma controlada (reactores nucleares).

Para que transcurra la reacción en cadena se necesita una masa crítica de uranio fisionable (U-235), por eso hay que enriquecer el uranio, es decir, incrementar la concentración del isótopo fisionable. Se trata de impedir que Irán disponga de material fisionable enriquecido con el que pueda fabricar bombas atómicas.