El verdadero marco de referencia de la eutanasia

Miguel Ángel Pérez Álvarez TRIBUNA

OPINIÓN

E. Parra. POOL

16 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El grupo socialista ha presentado una proposición de ley que regula la eutanasia. Como en ocasiones similares, el texto juega con cinco factores. El primero, la llamada a un supuesto clamor popular, llegándose a afirmar que la norma responde a una «demanda sostenida de la sociedad actual». El segundo, la fundamentación sentimental, recurriendo a la existencia «de casos personales que conmueven a la opinión pública». El tercero, la apelación al socorrido derecho a la dignidad humana, obviando que es un valor inalterable que no depende de las condiciones de salud en que se encuentre la persona. El cuarto, una entrada suave, preludio como en otros casos de una futura regulación extensiva. Y el quinto, el factor terminológico, en apariencia intrascendente pero de notable relevancia, que paso a explicar.

Las últimas reformas legales son tributarias de las tesis del sociolingüista Lakoff: antes de legislar es preciso ganar la polémica ante la opinión pública sin decirle lo que el promotor de la ley no quiere que se sepa para que permanezca oculto. En esta orientación, el debate social lo ganará quien logre fijar el marco de referencia, siendo el lenguaje el principal instrumento para lograrlo («el lenguaje no expresa la realidad, sino que la crea»).

Detrás de esta directriz está la continua sustitución de los términos involucrados en ciertas normas o previsiones legales: así del «aborto» a la «interrupción voluntaria del embarazo», de los «vientres de alquiler» a la «gestación subrogada», del «embrión» al «preembrión», de la «diversidad de sexos» al «género». De esta forma se hace desaparecer al concebido y no nacido, la disparidad sexual o a la mujer que, careciendo de recursos, se le ofrece alquilar su vientre a cambio de una cantidad de dinero. Utilizando el lenguaje se ha creado un marco de referencia favorable que oculta la realidad que se está regulando y la persona a la que concierne.