Por qué las vacunas

Javier Martínez Pérez-Mendaña, Vocal del Colegio Médico de A Coruña FIRMA INVITADA

OPINIÓN

Servicio Ilustrado (Automático)

14 dic 2020 . Actualizado a las 08:50 h.

Cuando comenzó la pandemia ocurrida durante los años 1918 y 1919 los habitantes de nuestro planeta eran 1.825 millones. Enfermaron más de 900 millones y murieron entre 50 y 100 millones.

Aunque la causa de la enfermedad fue un brote de la gripe A subtipo H1N1, la mayoría de los fallecimientos se debieron a neumonías causadas por sobreinfección bacteriana. No dispusieron de vacuna para prevenir la enfermedad, ni de antibióticos para tratar las neumonías.

El enorme número de personas inmunizadas por haber pasado la enfermedad fue la causa de que se consiguiera la inmunidad de grupo, colectiva o de rebaño. Dicha inmunidad es un fenómeno bioestadístico que se produce en una población cuando gran parte de ella se ha hecho inmune fracturándose la transmisión entre personas, evitando que individuos no inmunizados se contagien. Ello puso fin a la pandemia, tras la que llegaron los denominados «felices años 20».