Trump, el gran Houdini


He aquí una paradoja (otra más) de la era Trump. Por un lado, se le acusa de ser una amenaza para la democracia. Lo cual es verdad, debido a las tendencias neofascistas observadas bajo su mandato: corrupción, abuso de poder, culto a la personalidad, estigmatización de emigrantes y minorías, intento de manipulación del censo, supresión del voto, mentiras y falsedades, ataques a la prensa, defensa a ultranza de la extrema derecha, invitación a la militarización de la vida pública, y amenazas a los rivales políticos.

Por otro, hemos asistido a una movilización cívica en la política sin precedentes. Récord de participación electoral en las primarias republicanas del 2016, y camino de lo mismo en las demócratas del 2020, hasta que llegó el coronavirus; récord en el número de registro de nuevos votantes en el Partido Republicano, a la estela del fervor popular que causa en la derecha la figura de Trump; récord de participación electoral en las legislativas del 2018; explosión del número de mujeres candidatas, con récord de diputadas elegidas para el Congreso en el 2018, y para otros cargos públicos a nivel local y estatal (la mayoría demócratas).

Ahora, se palpa el entusiasmo y la movilización popular ante las presidenciales del 2020. Con la pandemia se ha facilitado el proceso y permitido en muchos estados votar hasta tres semanas antes del 3 de noviembre. Resultado: la participación va en alza. Según el U.S. Election Project del profesor de la Universidad de Florida Michael McDonald, mediante el voto por correo o anticipado 57 millones habían votado a diez días de las elecciones, más de un tercio del total de votantes del 2016. Por ejemplo: el 38 % del electorado en Texas (casi 7 millones), el 31 % del electorado en Wisconsin; más de 6 millones en California, 5 en Florida, 3 en Carolina del Norte, y dos en Georgia, Ohio, o Míchigan. «Cualquiera que sea tu afiliación política -escribía en The New York Times la analista Lisa Lerer-, este gran número de votantes es un faro para la democracia en un momento histórico de gran oscuridad».

La sensación es que las distancias entre Biden y Trump se han recortado. El empuje final de la campaña de Trump y el entusiasmo de sus bases se hace sentir. El voto por correo y anticipado es mayoritariamente demócrata, en una proporción de 3 a 1, o al menos 60-40 en lugares como Florida. Pero Trump confía en «una oleada roja» de voto presencial el 3 de noviembre, para darle un vuelco a la situación.

Trump aún lo tiene difícil. La presidencia se juega en seis estados: Arizona, Florida, Carolina del Norte, Míchigan, Pensilvania y Wisconsin. Los otros 44 caerán del mismo lado que cayeron en el 2016, salvo gran sorpresa. Aunque las combinaciones numéricas en el Colegio Electoral son múltiples, Trump va a tener que ganar al menos cinco de ellos, si no los seis. Pero a Trump nunca se le puede menospreciar. Es el gran Houdini de la política norteamericana: el rey del escapismo, el mago de la palabrería, el maestro del ilusionismo.

Por Jaime González Ocaña Doctor en Clásicas y profesor en EE.UU.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Trump, el gran Houdini