Triunfal Sánchez

Carlos G. Reigosa
carlos g. reigosa QUERIDO MUNDO

OPINIÓN

19 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El empeoramiento de la calamidad vírica en España ha atraído sobre el presidente del Gobierno español unas demoledoras acusaciones de desacierto e irresponsabilidad. Así, el diario francés Le Monde vinculó el aumento de la pandemia en España a la torpeza del «triunfal Sánchez», quien, tras precipitarse a levantar el confinamiento, se habría lavado las manos y trasvasado la responsabilidad a los demás. 

Las críticas se extendieron por otros grandes medios de comunicación del mundo (The New York Times, The Guardian, Financial Times, CNN, Der Spiegel, La Repubblica, etcétera). Y, en general, todos coincidían en preguntarse cómo España había dado una respuesta tan equivocada al coronavirus, con un balance catastrófico y un drama desolador -muy difícil de olvidar- en las residencias de mayores.

Mientras esto sucedía, Sánchez nos informaba (antes de los telediarios y dentro de ellos) de los grandes progresos registrados. Porque el presidente estaba seguro de un éxito que todos anhelábamos… Aunque fuera de España nadie acababa de verlo. Así llegó el momento en que el propio Sánchez, temeroso de convertirse en «el rostro del fracaso y la irresponsabilidad», le cedió el paso al ministro Illa y sus expertos.