No es real, es una representación


No se alarmen, ni tan siquiera se preocupen. Todo esto que estamos viviendo, toda esta insensatez, no es real; de serlo sería un disparate. Es una representación escénica que nuestros mandamases están haciendo magistralmente, como los mejores actores. Lo que vemos cada día en los medios de comunicación no es una guerra abierta entre dirigentes de diferentes fuerzas políticas que luchan por mantenerse en el cargo. No. Ni una batalla por endosarle al rival la responsabilidad de los destrozos. Tampoco un desprecio hacia la salud pública. Ni tan siquiera es un acto de incapacidad, irracionalidad y berrinche permanente. Es la puesta en escena del libreto de un guionista, que representan para nuestro goce y disfrute.

Porque a nada que reflexionemos descubriremos que todo lo vivido en los últimos días no puede ser cierto. Nadie justificaría que, con más de 50.000 muertos y la ruina económica llamando a la puerta, hubiera quienes utilizaran la situación para la confrontación política y obtener réditos electorales. Todos sabemos que esto es pura ficción.

Como sería impropio de un país civilizado tener Madrid, mientras lidera Europa en muertes y contagios, en manos de quien es capaz de anteponer su ego y sus problemas personales a la salud de los ciudadanos. O que deja pasar los días sin tomar medidas mientras los muertos siguen cayendo por centenares. A nadie medianamente sensato le entra en la cabeza que una autoridad, por muy autonómica que sea, amparada en que el Gobierno central no asume su responsabilidad, pueda adquirir hoy un compromiso y romperlo mañana dejando que se multipliquen los contagios. Es pura ficción.

Estamos acostumbrados a padecer todo tipo de contratiempos, sobresaltos e insensateces. Y lo superamos. Pero lo vivido estos días sería demasiado grave para ser cierto. Por eso no es real. Así que no se preocupen, que todo lo visto y lo sufrido es parte, solo parte, de un guion teatral; eso sí, superando el esperpento.

Nuestra añorada Mafalda, que nos ha dejado esta semana, decía que hay más problemólogos que solucionólogos. Esa es nuestra hipoteca. Que los tenemos a dedicación exclusiva y a cuerpo de rey, solo para crearnos problemas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

No es real, es una representación