Alcoa, ¿y ahora qué?

Miguel Sande Corral
Miguel Sande AO FÍO

OPINIÓN

PEPA LOSADA

29 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los trabajadores de Alcoa adoptaron como himno la canción Eso que tú me das, del recientemente fallecido Pau Donés -que también luchó hasta el final-, para agradecer todo el apoyo recibido de la población de A Mariña en los últimos cuatro meses de movilizaciones. Supieron combinar la lucha obrera para salvar la fábrica con la sensibilidad poética del cantautor y pusieron a todos la carne de gallina este pasado domingo tras la marcha multitudinaria convocada en Xove con coronas de flores encargadas por cada uno de los ayuntamientos. También el Gobierno central y la Xunta se posicionaron de su lado definitivamente.

Alcoa está sola. La estrategia empresarial no sabe de sensibilidades afectivas, de identificación con una sociedad, aunque por algún tiempo pareciera que sí. Responde a los números. Y desde hace meses la fábrica de A Mariña se viene desangrando; semana a semana perdiendo más de un millón de euros (a tenor de lo que argumenta el presidente de Alcoa en España), y mes a mes, desactivando 6-7 cubas desde primeros de marzo. Se han dejado morir ya entre 42 y 49 cubas en electrolisis, el corazón de la planta de aluminio.

Álvaro Dorado, que sustituyó en la presidencia de Alcoa en España a Rubén Bartolomé, tras dirigir este último las operaciones de venta de las plantas de A Coruña y Avilés, venía advirtiendo desde mediados del pasado año que era necesario un marco energético estable porque producir aluminio primario así en España «era inviable». Lo repitió tantas veces que sonaba a estribillo de canción. (Hay que recordar que aún hoy seguimos sin estatuto y sin un precio competitivo para la energía).