Los lunes, garbanzos


Hay que reconocer que la izquierda comunista española siempre ha sido curil y mojigata. Los sindicalistas, por ejemplo, han cultivado la parábola como recurso retórico desde que les dejaron hablar en público, y las reprimendas de Julio Anguita no tienen parangón más que con Fray Gerundio de Campazas -alias Zotes-. Los comunistas, qué le vamos a hacer, son conservadores y moralistas, y por eso no es de sorprender que ahora quieran instituir el lunes de cuaresma, día en que será pecado podemita comer carne. Yo creo que, si pudieran, los del partido morado reclamarían para sí el sacramento de la confesión y administrarían a nuestros pecados la penitencia merecida. Y perdonen la comparación, porque yo soy más de hacer burla a las ideas que a las personas, pero a mí Pablo Iglesias -ahora samurái- y sus secuaces se me parecen cada día más a la cúpula de Palmar de Troya. Lo de Monedero es distinto, Monedero utiliza la política para ligar. Y creo que le va muy bien.

Pero, además, los podemitas son nostálgicos del franquismo, y como el general que le da nombre, quieren mantener alejado al rey. Porque en realidad Franco y Frente Popular en eso sí estaban de acuerdo. Ahora sabemos que el gran enemigo de la monarquía es el rey emérito, y la verdadera salvadora de la corona es una periodista asturiana que viste de Zara y que tiene un fuerte carácter y un abuelo taxista. Pero al fin de al cabo, Felipe tuvo de antecesores en el cargo, además de a sus mayores, a Azaña, Castelar y antes a Witiza, el de García Pavón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los lunes, garbanzos