Frankenstein contra la Constitución


Toda coalición de gobierno tiene siempre un coste para las fuerzas coaligadas, que deben renunciar a parte de su programa para hacer posible que el ejecutivo llegue a funcionar. El problema es que tal coste no pueda ser cualquiera. Es decir, que hay precios que jamás pueden asumirse.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Frankenstein contra la Constitución