La soledad del director de fondo

OPINIÓN

Sandra Alonso

23 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Lo han visto ustedes en las noticias. Son los directores, con sus equipos directivos, los que han planificado el comienzo de curso, buscando la máxima seguridad y la adecuada prevención de contagio por SARS-CoV-2. Medidores de temperatura, geles hidroalcohólicos, recorridos de entrada y salida, distancia entre pupitres, recreos con la menor concentración de alumnos por metro cuadrado, número de aulas suficientes, solicitud de los profesores necesarios para llevar a cabo el plan previsto, etcétera.

Como siempre, las directrices de la administración educativa son mínimas, en aras de la autonomía de los centros. Ítem más, los directores no saben con qué profesorado van a contar, lo cual hace imposible la organización de grupos y la confección de horarios. Angustioso e incierto comienzo del curso 2020-21.

Al final acabará encajando todo, gracias al trabajo, en soledad, del director y de su equipo directivo, auténticos corredores de fondo, quienes durante días y días, horas y horas, han buscado la solución más idónea para que los alumnos puedan trabajar en las mejores condiciones posibles y adquirir la formación académica y los principios morales y sociales adecuados a su condición de discentes.

A su altura están los profesores que, preventivamente, preparan sus clases para impartirlas en forma presencial o telemática por posibles confinamientos.

¡Buena carrera de fondo para todos!