El arte de la manipulación


Dicen los clásicos de la comunicación que un mensaje, para ser eficaz, ha de ser sencillo, claro y directo. Lo de menos es que diga la verdad. Hace mucho tiempo que el independentismo catalán aprendió esta lección y la aplica con resultados muy positivos para su causa. El mejor ejemplo es el más conocido: «España nos roba». Ya no lo usan porque en Cataluña es donde más se ha robado, y no precisamente por el fisco estatal. El Estado y los diversos gobiernos españoles, en cambio, han sido incapaces de encontrar una frase, un eslogan, capaz de suscitar alguna adhesión en Cataluña. Hace mucho tiempo que el Estado perdió esta batalla y, por lo visto, ha renunciado a ganarla: sus mensajes son largos, prolijos, legalistas, duros. No seducen ni penetran en la sociedad.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

El arte de la manipulación