De amarillo a azul

Manuel Luis Casalderrey
Manuel-Luis Casalderrey RINCÓN ABIERTO

OPINIÓN

ALBERTO LÓPEZ

30 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Algunos vehículos prioritarios, en servicio de emergencia, usan luces centelleantes y giratorias de color azul (Guardia Civil, policía nacional y local) y otros de color amarillo (asistencia sanitaria, protección civil-salvamento, extinción de incendios). Con el fin de unificar, todos los vehículos prioritarios mencionados llevarán luces azules, de acuerdo con una orden ministerial de 2018. El plazo dado para el cambio de luces se vio alterado por el estado de alarma. Por eso todavía vemos luces amarillas en alguno de estos vehículos.

Las luces de color amarillo quedan reservadas a otros vehículos como los de recogida de basura y los lentos: tractores, grandes camiones, grúas, mantenimiento de carreteras, etcétera.

Los ojos de los seres humanos perciben una pequeña fracción del espectro electromagnético (la luz visible), cuyas longitudes de onda están comprendidas entre 400 y 700 nanómetros, aproximadamente. En el fondo de ojo existen dos tipos de células especializadas que se llaman conos y bastones y transforman la energía luminosa en impulsos eléctricos, que se transmiten por el nervio óptico hasta el cerebro. Los conos se encuentran en una región cercana al centro de la retina y son los responsables de la visión del color. Hay tres tipos de conos sensibles a los colores rojo, verde y azul, respectivamente. Los bastones, situados en la periferia, son los responsables de la visión nocturna.